STATEMENT

ana-beltra-web-promo-005

Mi trabajo siempre ha girado en torno a la naturaleza, la soledad, el caos y la entropía. Ítems que han trazado mi línea argumental para entender el posicionamiento de uno y el mundo y aceptar el caos como forma de ser y defenderlo como paradigma estético dentro del arte.

En el trascurso de estos 4 últimos años he ido desarrollando una serie de exposiciones que abordan el tema de la relación con lo natural desde una posición urbana. Los artistas buscamos lugares de inspiración donde los fenómenos de creación sucedan de la manera más espontánea posible. Quizás la esencia de ese anhelo sea la necesidad del retorno a lo natural, al vergel perdido, a los sonidos y colores que antaño nos rodeaban. El ejercicio que planteo busca reflexionar sobre qué variables hacen de un rincón un espacio de inspiración y por qué no tratamos de construir dichos entornos en nuestro acontecer diario. Incorporar las plantas en nuestra rutina no como algo ornamental sino como necesario para nuestra higiene mental se antoja como una alternativa racional.

La naturaleza desordenada y sin control, aceptada tal y como es, me ha servido como reflejo para construir mi obra, que, como consecuencia y sin pretenderlo, trasmite libertad, espontaneidad y fuerza donde el color es quien predomina la comunicación dejando un espacio al carácter lúdico donde el accidente, la chispa y la sorpresa juegan un papel fundamental junto al diálogo que sucede al yuxtaponer materiales diversos y dispares entre sí.

En este intento por crear estas nuevas junglas abstractas, me adentro cada vez más en crear un imaginario de naturalezas propias, donde ya la pintura, comienza a salirse del lienzo y se expresa en varias capas reales que se despliegan en el espacio.

Abordo pues una compleja manera de construir una misma colección, donde surgen dispares formas de expresar una misma idea: en pintura de forma escenográfica, en instalaciones pictóricas o naturalezas verdaderas y coloreadas creadas a propósito para perseguir esta voluntad de ir en busca de recodos de naturaleza donde poder respirar frescura, magnitud, color y sorpresa.