Menu

Cuesta creer

"Entropía Estética" Collection. 2008

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

2008. Mixed media on canvas.  200 x 140 cms

El Big-Bang tuvo lugar hace millones de años y nosotros vivimos gracias a la inercia de esa reacción inicial que nos mantiene a la deriva Universal. Este gradiente de energía, no acabada de reposar, mantiene la esencia última de todas nuestras acciones.  La Física, la Química, la Electricidad,…se rigen por el mismo principio. El Ser Humano  y sus actividades no son una excepción; todo nuestro mundo científico y místico gira entorno a éste concepto: ENTROPÍA.

Miremos hacia donde miremos la vida se mantiene gracias al caos.

 Todo sistema tiende a estructurarse en la forma de máximo ahorro energético y en esa transición genera un potencial que al fin y al cabo es la VIDA. Una vez alcanzada la completa organización el sistema, la reacción química, la ecuación,…el ser humano, muere.

El Arte no deja de ser una manera de expresar la verdad que nos rodea y, en este sentido, la pintura necesita evolucionar para reflejar el constante cambio que vivimos. Surgir del caos y dar un discurso coherente parece una paradoja, pero no es más que la representación misma de la contradicción que la vida supone: nacer para morir, energía que constantemente cambia de dueño. Un sinsentido bien organizado.

De esta manera podemos entender que luchar contra este desorden que nos define no es la manera más adecuada de comprendernos a nosotros mismos sino todo lo contrario. La constante búsqueda de lo elemental nos hace seres complejos. Dicha búsqueda genera caos y el caos movimiento y el movimiento es acción, es flujo, es vida … es color.

Esta exposición pretende ser una búsqueda de la esencia a través del caos, propone un flujo creativo en constante evolución y, si la fuerza de un sistema se mide por su capacidad de cambio, busca ser un fenómeno que estimule dicha transición. Sólo queremos el juego, simplemente un juego… que cambie nuestro mundo: No transitar por caminos premeditados cuyo final conocemos. No al final, sí al camino. Nace de la necesidad imperiosa de sorprendernos a nosotros mismos y de encontrar en el gesto una actitud reflejada.

La esencia de esta “Entropía Estética” es el color. Éste trata de cobrar significación emocional por sí mismo alejándose sustancialmente de los mensajes explícitos y abordando el lienzo de una manera feroz, atrevida, sin miedo, y solo pretendiendo el juego; inundarse de caos y de preguntas, de ecuaciones por resolver…

Del encuentro con el caos de uno mismo, surgen paisajes deconstruidos que emergen de la imagen plana para dotar de teatralidad  irónica a las escenas, manipulados por una omnipresente  armonía estética. Así, el uso de la tridimensionalidad tratará de plasmar los buenos momentos y realzarlos como ejemplos a recordar (en una reminiscencia cabaretera) aspirando a ser mensajes que cobren más corporalidad y presencia física para hacerse más cercanos al espectador.

Existe una demanda subconsciente de color y forma que humanice el entorno donde vivimos. Una exposición de la importancia del color y el juego en la emoción diaria.

La emoción es desorden, un sentimiento a normalizar, una alteración de la rutina procedimental de nuestra psique, pero también una alteración necesaria para la adaptación y por lo tanto para la supervivencia: Un caos coherente que diariamente tenemos que abordar.

Renzo Bellini

RELATED WORK